Portal de Puerto Rico
http://www.mainstreamnetwork.com/listen/images/unoradio.png

Portal de Puerto Rico

Dinar Una Oportunidad Real
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
No es necesario estar inscrito para poder ver el contenido del Foro

Comparte | 
 

 La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy   Sáb Ene 09, 2010 6:50 pm

The Choice of Exchange Rate Mechanisms: The Case of Iraq



In the 2000 presidential election campaign, George Bush stated that it was not the

business of the United States to build nations, a position resulting from the dreadful U.S.

experience in Somalia and the extended use of military personnel in Bosnia. His views on nation

building changed, however, with the terrorist attacks on September 11, 2001.

Since the Taliban regime in Afghanistan had been sheltering the Al Queda terrorist

group, the Bush administration took quick action and removed the Taliban from power. The

United States worked through the loya jirga, or grand council, to establish a new government

under President Hamid Karzai.



Next, the U.S., enforcing United Nations Resolution 1441, invaded Iraq and toppled the

regime of Saddam Hussein. As official occupiers of Iraq, the U.S. and its coalition partners

established the Coalition Provisional Authority to run the country until an interim government

could be selected.

In both of these situations, the countries were in tatters and their economies needed to be

reformed or perhaps even reestablished. Under the influence of the U.S., both of these countries

established new currencies and new exchange rate systems.



As Krugman and Obstfeld’s

International Economics textbook states, “Exchange rate stability is more important for the

typical developing country than for the typical developed country” (712). Hence it is important

to analyze the choices available to the United States and Iraq and Afghanistan when deciding the

appropriate exchange rate regime.



The purpose of this paper is to analyze how the United States organized the currency and

exchange rate regimes for the nations that it built since 2001. We find that when the United

States rebuilds a nation’s economy, it sets up a currency system based on its own system in place

at the time. In Germany and Japan following World War II, the U.S. established the Deutche

Mark (DM) and placed both the DM and the Yen in the Bretton Woods financial system. In

Afghanistan and Iraq, we set up independent central banks with floating exchange rate regimes.

The paper will proceed as follows: Section II describes the possible types of exchange

rate systems, Section III gives a description of historical nation building experiences for the

United States; Section IV illuminates the various examples of currency systems in developing countries; Section V describes the main options the U.S. had for Afghanistan and Iraq and

explains the systems chosen; and Section VI provides some concluding remarks.

II.

Types of Exchange Rate Systems

The first objective of this analysis is to define the major types of exchange rate systems.

There are three major types of exchange rate regimes in existence today: the orthodox currency

board, the hybrid currency board (or a fixed exchange rate with a central bank), and a floating

exchange rate. We will describe the three systems and discuss some of the advantages and

disadvantages of each system.

A. Orthodox Currency Boards

An orthodox currency board system is one where there is an established exchange rate

between the local currency and an “anchor” currency. The currency board uses the nation’s

foreign reserves to keep the exchange rate at that same level.

Under the system, there is

absolutely no role for a central bank.

As an example, suppose the Iraqi dinar is pegged to the U.S. dollar at an exchange rate of

2000 dinars = $1. If there is a loss of confidence in the dinar and investors want to sell their

dinars, then the currency board would have to buy those dinars at the board rate. Thus, in a strict

currency board system, the board must theoretically hold enough of the anchor currency (dollars)

to cover all of the domestic currency (dinars) in print.

The result of a loss of confidence in the local currency is typically a reduction in the

domestic money supply. Investors losing confidence in the dinar would exchange their dinars

for dollars. This would result in the board (who bought the dinars) holding less foreign reserves.

Since the currency board would then be holding more dinars, the supply of dinars in circulation

in Iraq would fall. This would presumably have a contractionary effect on the domestic money

supply and the Iraqi economy, perhaps leading to even less confidence in the economy. This

cycle is partially offset in Iraq, however, because dollars are also in common use as currency.

Instead of the usual decrease in money supply, we would simply see a shift from one form of

accepted currency to the other.





The purpose and goal of a currency-board system is a “way to import anti-inflation

credibility from the country to which the domestic currency is pegged” (Krugman and Obstfeld

2000). So, for example, in countries with a history of hyperinflation or countries with limited or

no history with monetary policy (e.g. Baltic countries), this may be a way of boosting initial

international confidence in their economies.

However, in this type of system, there is no monetary policy to speak of since the board

does not hold or deal in any domestic assets. In times of financial distress, there is no central

bank to lend currency to domestic financial institutions. In a financial crisis, the government

would have to have an expansionary fiscal policy.



It could do this by spending money or

possibly having deposit insurance for its banks. This would mean that if the banks went under,

the government would have to use its taxation power to pay back depositors.



B. Hybrid Currency Boards

Hybrid currency boards, on the other hand, are basically currency boards with a central

bank. The local currency is again pegged to an anchor currency such as the dollar; however, the

central bank is able to keep the money supply in the local country at a certain level by sterilizing

the currency board’s transactions.



According to Krugman and Obstfeld in International Economics, “Central Banks

sometimes carry out equal foreign- and domestic-asset transactions in opposite directions to

nullify the impact of their foreign exchange operations on the domestic money supply” (473).

To continue with the example previously mentioned, when there is a loss of confidence in the

Iraqi economy, investors will reduce their holdings of Iraqi dinars, thus causing the domestic

money supply to decrease. However, with their increased holdings of dinars, the central bank

could purchase government bonds or other government assets. This would pump the dinars back

into circulation, thus sterilizing the effect of the loss of investor confidence.





C. Floating Exchange Rates

In the system of floating exchange rates, the value of a currency is solely determined by

the supply of and demand for that particular currency. Unlike the currency board system, this

system does not limit the ability of central banks to influence the value of a currency through

open market operations.

With a floating exchange rate system, central banks can intervene in the currency markets

and influence the value of the world’s currencies. Even though the value of a currency such as

the dinar can move, the movement can be limited by the central bank of Iraq or the U.S. Federal

Reserve. The exchange rate can be managed in order to maintain a relatively stable exchange

rate in tumultuous times, as we will see later in the paper.

The danger of having a central bank is the prospect of political influence in the currency

process. In order to fund its programs, the government may be forced to print money. The

undisciplined printing of money can lead to tremendous bouts of inflation. With high inflation

comes increased incentive to print more money, causing a vicious cycle.

Now that we have looked at the three most common types of exchange rate systems we

can look at what the United States has done in the past when faced with the opportunity to set up

a monetary system in a different country.

III.

Historical Nation Building Currency Systems

The United States had the opportunity to set up currency systems in both Germany and

Japan following World War II. In 1944, world leaders met at Bretton Woods, New Hampshire

and established a new world currency and exchange rate system. This system would come to be

known as the Bretton Woods system of fixed exchange rates. In addition, at Bretton Woods, the

leaders also created the International Monetary Fund (IMF) and the World Bank. The leaders

created the IMF specifically in order to manage the system of fixed exchange rates which they

established.

The Bretton Woods system of fixed exchange rates would survive from 1945 until 1971,

when the United States left the gold standard and let the dollar’s value float against other





currencies. (This occurred mainly due to the persistent balance of payments deficit by the United

States which led to investors decrease their holdings of dollar assets.)

The basics of the Bretton Woods system were as follows: the U.S. dollar was adopted as

the main currency in the world (i.e. the reserve currency); the value of a dollar was set at 1/35 of

an ounce of gold; and exchange rates between the dollar and the various world currencies were

fixed at specific levels.

The United States had the lead role in setting up the new German and Japanese currency

systems, in 1944 and 1949 respectively, and sought to bring those two currencies back into the

world economy as soon as possible. In order to do that, the U.S. brought both countries into the

newly established Bretton Woods system.

In order to avoid a repeat of the hyperinflation seen during the interwar period, the

occupying powers, led by the United States, decided to establish a new currency, the Deutsche

Mark (DM), to replace the existing Reichsmark. The occupying powers wanted to give Germany

a fresh start by creating a brand new currency. The U.S. transitioned Germany to this new

currency by establishing a fixed exchange rate between the old and new currencies. This was set

at one-to-one, and everyone in Germany was given a starting sum of 40 DM. In addition, the

Bretton Woods system set the exchange rate between the dollar and the DM as well.

The decision to place Germany on a fixed exchange rate system seemed obvious: during

the interwar years, Germany had had a floating exchange rate, allowing hyperinflation to roar out

of control. This resulted from a lack of confidence in the governing regime and the exorbitant

amount of currency that was printed in order to fund the government. The U.S. believed that

including Germany in the fixed exchange rate system would bring Germany the economic

stability that it did not have in the interwar years.

With the Dodge Plan of 1949, the United States did for Japan what the Marshall Plan did

for Europe. The U.S. brought Japan out of occupation and into the world system of Bretton

Woods, with a fixed exchange rate set at $1 = ¥ 360.

IV.

Current Developing Country Currency Systems

We now need to look at some of the systems currently in use by developing countries to

give us reference points from which to examine the viable options the U.S. had in choosing

exchange rate regimes for Afghanistan and Iraq. Specifically, we will explore the systems of

Bosnia-Herzegovina and Argentina.

Under the Dayton/Paris Treaty, the currency and exchange rate system in Bosnia most

closely resembles a true or orthodox currency board system. Recall that in orthodox currency

board systems, central banks do not have the ability to sterilize currency fluctuations.

The Bosnian currency board system was established on 1 August 1997 with a fixed

exchange rate of one convertible mark (BAM) to one Deutsche Mark (DM). At the introduction

of the euro, this equated to 0.511, an exchange rate still in effect today.

In Argentina, Economy Minister Domingo Cavallo introduced reforms in 1991 which

pegged the Argentine australes to the U.S. dollar at a rate of 10,000 australes to one dollar. In

January of 1992, Argentina converted to a new currency, the peso, which was exchanged at

10,000 australes. Thus, the government established the peso at one-to-one with the U.S. dollar

(U. S. Congress, 4).

The economic crisis in Mexico in 1994 initially lead to worries that Argentina would

devalue the peso, just as Mexico did with their peso. This particular threat to the convertibility

system subsided, but the system was not able to survive its next shock. The Asian financial

crisis started in 1997 with many small Asian countries suffering attacks on their currencies. This

prompted an attack on Russia’s currency, the ruble. The currency crises made investors less

confident about investing in developing countries in general.

On the heels of the Russian crisis, Argentina’s neighbor Brazil initially withstood a

currency crisis of its own. However, in 1999, a new currency crisis hit Brazil, causing the

Brazilian government to float their currency, the real. The real then quickly depreciated against

other world currencies. That, in combination with the increasing strength of the dollar, led to a

dramatic decrease in competitiveness of Argentine products on the world market. Some experts

suspect that these problems were then exacerbated by the unconstructive policies of successive

Argentine governments, leading to the dramatic crisis of 1999 and beyond.

On 21 June 2001, Domingo Cavallo, again acting as Economy minister under Fernando

de la Rua, received approval from the legislature to change the mix of currencies to which the

Argentine peso was pegged. Instead of being pegged at one peso per dollar, the peso would be

pegged to a 50-50 mix of dollars and euros.





At the time, global investors were worried that that such a switch would be the equivalent

of a currency devaluation, since the dollar was stronger than the euro. However, the policy

would not take effect until the euro reached parity with the dollar, which occurred in July 2002.

On 6 January 2002, the government of Eduardo Duhalde ended the convertibility system

of fixed exchange rates and allowed the peso to float freely against other currencies.

The

exchange rate currently stands at 2.92 pesos to the dollar (as of March 2005).

In summary, under the currency board system of Argentina in the 1990s, the exchange

rate was never truly fixed, but was instead pegged to the dollar. There was, however, some room

for flexibility in the exchange rate. Now we will look at what the U.S. decided to implement in

Afghanistan and Iraq.

V.

Current Nation Building Experiences

A. Afghanistan

In January 2003, the government of Afghanistan established a new currency called the

afghani. The exchange rate from the old afghani to the new afghani was 1 new afghani equal to

approximately 110.45 old afghanis.

In addition, the government, in collaboration with the

United States, adopted a floating exchange rate regime for the country.

According to the Memorandum of Economic and Financial Policies between the

Afghanistan government and the International Monetary Fund of 24 March 2004, “The

government believes that a floating exchange rate regime remains the appropriate choice for

Afghanistan, given the potential for large structural changes in the near future and the associated

difficulties in projecting demand for the Afghani.”

However, ever since January of 2003, the exchange rate between the afghani and the

dollar has been 42.785 afghanis = $1. This leads us to presume that the Afghan Central Bank

(and presumably the U.S. Federal Reserve) have been very active in the foreign exchange

markets keeping the afghani stable. In fact, in the same Memorandum of 24 March 2004, the

Afghan government states, “DAB’s [Da Afghanistan Bank, Afghanistan’s central bank] weekly

auctions will primarily focus on achieving the monetary growth targets, but will try to prevent

large and undesirable exchange rate movements.



B. Iraq

With Iraq, there appeared to be three possible ways to manage the currency: use a

currency board system, dollarize (establish the dollar as the local currency), or let the currency

float against other currencies.

The first option the Coalition Provisional Authority (CPA) had for Iraq was a currency

board system. In this case, there would be a currency board which would manage the exchange

rate between the Iraqi dinar and a particular anchor currency.

As was briefly stated above, the major aspects of a orthodox currency board system are:

“1) a fixed exchange rate with an anchor currency, 2) no restrictions on exchanging currency

board currency into the anchor currency at that exchange rate, nor discriminatory exchange rates,

and 3) net foreign reserves equal to 100 percent or slightly more of the currency board’s

liabilities of a monetary nature” (Argy, 19).

There are a few problems with using a currency board to manage the Iraqi currency.

First, it would not allow flexibility in using monetary policy to solve the country’s economic

woes. Second, as Jeffrey Frankel states in the 13 June 2003 edition of the Financial Times, “it

means giving up the automatic depreciation that a floating currency would experience at times

when the world market for the country’s exports were weak.” In the case of Iraq, this would

involve the price of oil. When the price of oil falls, investors have the incentive to remove their

investments from the exporting country’s currency, causing it to depreciate and thus making all

of that country’s exports relatively cheaper and more attractive. In the case of rigidly fixed

exchange rates, the currency would not be allowed to fall and the country would not be allowed

to become more competitive on the world market.

In that same vein, fixing the dinar to the dollar (or even the euro) would allow for the

possibility of one of the same problems experienced in Argentina described above. If the dollar

or euro increased in value, that would force the dinar to appreciate and Iraq would lose

international competitiveness.

The second option the CPA had was to “dollarize” the economy. This would entail using

the U.S. dollar as the sole currency of Iraq.

Like an orthodox currency board, this wouldeliminate monetary policy as a tool. In addition, the Iraqi government would lose seignorage,

which would instead go to the United States, since the U. S. would be printing the dollars.

A further disadvantage of the dollarization strategy is that it could spread fears of U.S.

imperialism. With all the instability and anti-Americanism in the Middle East, having the dollar

as the currency of Iraq might make matters worse. Furthermore, if there were an increase in

interest rates in the U.S., that could lead to slower economic activity in Iraq and possibly, a

crisis.

However, a major benefit of dollarization would be reduced currency risk. With the

dollar as the currency, interest rates would be kept low. This would be extremely beneficial to

the Iraqi population due to the increased likelihood of investment in infrastructure and business.

The system that the CPA eventually chose was a floating exchange rate system.
In

practice, the system appears to be a managed float. In this system, the Iraqi dinar is free to move

against all other currencies according to the laws of supply and demand. A report on the Iraqi

economy by the International Monetary Fund in October 2003, states “The Iraqi economy’s

heavy reliance on oil (a commodity that is subject to wide price variations), the near complete

openness of the economy as well as the uncertainty surrounding the fiscal picture and the limited

availability of foreign exchange reserves suggest that, as a long term strategy, a flexible

exchange rate regime is appropriate in these circumstances” (19).

The IMF opinion definitely has merits, although the problem of limited foreign reserves

could definitely be overcome by the U.S. Federal Reserve. Since the introduction of the new

Iraqi dinar in October 2003, the exchange rate with the dollar has been remarkably stable. In

fact, from 21 January 2004 to about 21 January 2005, the exchange rate had basically been fixed

at $1 = 1460 dinars. Since the end of January 2005, the dinar has been allowed to float a bit

more, with an average exchange rate of $1 = 1524 dinars.

In summary, in both Afghanistan and Iraq, the U.S. has established floating exchange rate

systems with significant central bank interventions in order to maintain stable exchange rates

with the dollar.



VI.

Conclusion

After looking at the evidence for how the United States sets up currency and exchange

rate systems in newly established regimes, it appears that in each case they set up the system in

place in the U.S. at the time. In Germany and Japan at the end of World War II, it was the

Bretton Woods system of fixed exchange rates. In Afghanistan in 2002 and Iraq in 2003, it was

an independent central bank with floating exchange rates (and significant central bank

intervention).

The major worry the United States has to deal with in the Iraq exchange rate system is the

confidence of international investors. Now that the United States has handed over sovereignty to

the interim Iraqi government in June 2004 and elections have taken place in early 2005, security

will be critical for maintaining investor confidence. If the transition does not go well, or there is

internal instability, the value of the currency could plummet unless the Federal Reserve is

prepared to buy a significant amount of dinars to keep the currency from falling. So far, the

currency has held its value



References

A Tricky Operation. The Economist. 26 June 2004. pp. 73-74.

Argy, V. International Economics. 1994 Routledge: New York.

DeRosa, David. Iraq’s Central Bank Faces Stability Question. Bloomberg.com. 27 February

2004.

Frankel, J. (2003). A Crude Peg for the Iraqi Dinar. Financial Times, 13 June.

Hanke, S. H. (2003). An Iraq Currency Game Plan. The International Economy. 17(3). 81-83.

Hanke, S. H. On Dollarization and Currency Boards: Error and Deception. Journal of Policy

Reform 5(4). 203-222.

Hanke, S. H., and Schuler, K.

(1999).

A Monetary Constitution for Argentina: Rules for

Dollarization. Cato Journal 18 (3). 405-419.

Krugman, P. and Obstfeld, M. International Economics, 5

th

Edition. Harper-Collins: New York.

2000.

United States Congress,

Joint Economic Committee (2003).

Argentina’s Economic Crisis:

Causes and Cures.

http://www.cbiraq.org/cbs2.htm

http://www.cbiraq.org/cbs6.htm

http://afgha.com/?af=article&sid=14687
Volver arriba Ir abajo
Puerto Rico
Admin


Cantidad de envíos : 3826
Fecha de inscripción : 19/06/2009
Edad : 57

MensajeTema: Re: La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy   Sáb Ene 09, 2010 9:11 pm

La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak



En la campaña de la elección presidencial de 2000, George Bush declaró que no era la
de negocios de los Estados Unidos para construir naciones, una posición que resulte de los EE.UU. terrible experiencia en Somalia y el uso extendido de personal militar en Bosnia. Sus opiniones sobre la nación edificio cambiado, sin embargo, con los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
Dado que el régimen talibán en Afganistán se estaban refugiando los terroristas de Al Qaida
grupo, la administración Bush tomó una acción rápida y eliminar a los talibanes del poder. El

Estados Unidos trabajó a través de la Loya Jirga, o gran consejo, para establecer un nuevo gobierno con el presidente Hamid Karzai.
A continuación, los EE.UU., la aplicación de la Resolución 1441 de las Naciones Unidas, invadió Irak y derrocó al régimen de Saddam Hussein. Como oficial de los ocupantes de Irak, los EE.UU. y sus socios de la coalición estableció la Autoridad Provisional de la Coalición para gobernar el país hasta que un gobierno interino de podrían ser seleccionados.

En ambas situaciones, los países estaban por los suelos y sus economías era necesario
reformada o incluso restablecido. Bajo la influencia de los EE.UU., estos dos países
establecimiento de nuevas monedas y los sistemas de nueva tasa de cambio.

Como Krugman y Obstfeld's
Internacional de los Estados de libros de texto de Economía, "la estabilidad del tipo de cambio es más importante para la típico país en desarrollo que para el típico país desarrollado "(712). Por lo tanto es importante para analizar las opciones disponibles para los Estados Unidos e Irak y Afganistán, al decidir el régimen apropiado de tipo de cambio.

El propósito de este trabajo es analizar cómo los Estados Unidos organizó la moneda y la
los regímenes de tipo de cambio para las naciones que se construyó a partir de 2001. Encontramos que cuando los Estados Unidos
Estados reconstruye la economía de una nación, establece un sistema de moneda sobre la base de su propio sistema en lugar de en el momento. En Alemania y Japón tras la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. estableció la Deutche

Mark (DM) y pusieron a la DM y el yen en el sistema de las financieras de Bretton Woods. En
Afganistán e Irak, hemos creado los bancos centrales independientes con regímenes de tipo de cambio flotante.

En el documento se procederá de la siguiente manera: Sección II se describen los posibles tipos de cambio sistemas de tipos de la sección III ofrece una descripción de las experiencias edificio histórico de la nación Estados Unidos, la Sección IV ilumina los diversos ejemplos de sistemas de moneda en los países en desarrollo; Sección V se describen las principales opciones de los EE.UU. tenía para Afganistán e Irak y explica los sistemas elegidos, y la sección VI contiene algunas observaciones finales.

II.
Tipos de Sistemas de Tipo de Cambio

El primer objetivo de este análisis es definir los principales tipos de sistemas de tipo de cambio.
Hay tres tipos principales de regímenes de tipo de cambio en existencia hoy en día: la moneda ortodoxa , la junta del consejo monetario híbrido (o un tipo de cambio fijo con un banco central), y un flotante tipo de cambio. Vamos a describir los tres sistemas y discutir algunas de las ventajas
y los desventajas de cada sistema.

A. Cajas de ortodoxos

Un sistema de junta monetaria ortodoxa es uno donde hay un tipo de cambio establecido
entre la moneda local y un "ancla" de moneda. La junta monetaria usos de la nación
las reservas de divisas para mantener el tipo de cambio en ese mismo nivel.
Bajo el sistema, no hay absolutamente ningún papel para un banco central.
Como ejemplo, supongamos que el dinar iraquí está vinculado al dólar de EE.UU. al tipo de cambio de 2000 dinares = $ 1. Si hay una pérdida de confianza en el dinar y los inversores quieren vender sus dinares, a continuación, la junta monetaria tendría que comprar los dinares en la tasa de a bordo. Así, en un estricto sistema de junta monetaria, la Junta teóricamente deben tener suficiente cantidad de la moneda de referencia (en dólares) para cubrir todas las de la moneda nacional (dinares) en la impresión.

El resultado de una pérdida de confianza en la moneda local suele ser una reducción en la
oferta monetaria nacional. Los inversores pierden confianza en el dinar intercambiaron sus dinares de dólares. Esto daría lugar a la Junta (que compraron los dinares) que mantienen reservas en menos de extranjeros.

Dado que la convertibilidad sería que tengan más de dinares, la oferta de dinares en circulación
en Irak caería. Se supone que esto tendría un efecto contractivo sobre el dinero nacional
la oferta y la economía iraquí, que podría conducir a la confianza aún menos en la economía. Esto ciclo se compensa en parte en Irak, sin embargo, porque los dólares son de uso común como moneda.

En lugar de la usual reducción de la oferta de dinero, simplemente se observa un desplazamiento de una forma de moneda aceptada a la otra.
El propósito y objetivo de una moneda sistema de a bordo es un "camino a la importación de lucha contra la inflación la credibilidad del país en que la moneda nacional está vinculado "(Krugman y Obstfeld

2000). Así, por ejemplo, en países con una historia de hiperinflación o de países con limitada o
sin historia con la política monetaria (por ejemplo, los países bálticos), esto puede ser una manera de impulsar la inicial la confianza internacional en sus economías.

Sin embargo, en este tipo de sistema, no hay política monetaria a hablar de que la Sala
no se mantiene o negociar con los activos domésticos. En tiempos de dificultades financieras, no hay ninguna central banco para prestar en moneda nacional a las instituciones financieras. En una crisis financiera, el gobierno tendría que tener una política fiscal expansiva.

Se podría hacer esto por el dinero o el gasto posiblemente el seguro de depósitos que tenga por los bancos. Esto significaría que si los bancos fue bajo, que el gobierno tendría que utilizar su poder de imposición de pagar a los depositantes.

B. Cajas de Hybrid

Las cajas de conversión híbrida, por otra parte, son básicamente las cajas de conversión con un centro de banco. La moneda local es más vinculado a una moneda de referencia, como el dólar, sin embargo, el banco central es capaz de mantener la oferta de dinero en el país local en un determinado nivel de esterilización de las transacciones de la Junta de moneda.

Según Krugman y Obstfeld en Economía Internacional, "los bancos centrales
a veces, llevar a cabo la igualdad de extranjeros y nacionales-las transacciones de activos en direcciones opuestas para anular el impacto de sus operaciones de divisas en la oferta monetaria nacional "(473).


Para continuar con el ejemplo anteriormente mencionado, cuando hay una pérdida de confianza en el Economía iraquí, los inversores a reducir sus tenencias de dinares iraquíes, causando así la interna la oferta de dinero a disminuir. Sin embargo, con sus explotaciones cada vez mayor de dinares, el banco central podría comprar bonos del gobierno o de otros activos. Esta sería la bomba de dinares de nuevo en circulación, lo que esterilizar el efecto de la pérdida de confianza de los inversores.

C. Las tasas de cambio flotantes

En el sistema de tipos de cambio flotantes, el valor de una moneda está determinado únicamente por de la oferta y la demanda de esa divisa en particular. A diferencia de la convertibilidad, este
el sistema no limita la capacidad de los bancos centrales para influir en el valor de una moneda a través de operaciones de mercado abierto.

Con un régimen de flotación, los bancos centrales pueden intervenir en los mercados de divisas
e influir en el valor de las monedas del mundo. A pesar de que el valor de una moneda como el
el dinar se puede mover, el movimiento puede ser limitado por el Banco Central de Iraq o la Federal de los EE.UU. Reserva. El tipo de cambio se pueden gestionar con el fin de mantener un cambio relativamente estable tasa en tiempos tumultuosos, como veremos más adelante en el documento.

El peligro de tener un banco central es la perspectiva de la influencia política en la moneda
proceso. Con el fin de financiar sus programas, el gobierno puede verse obligado a imprimir dinero. El impresión de indisciplina de dinero puede conducir a ataques de gran inflación. Con alta inflación viene mayor incentivo para imprimir más dinero, provocando un círculo vicioso.
Ahora que hemos visto en los tres tipos más comunes de los sistemas de tipo de cambio que
Puede ver lo que Estados Unidos ha hecho en el pasado cuando se enfrentan a la posibilidad de crear un sistema monetario en un país diferente.

III.

Histórico construcción de una nación de Sistemas de divisas
Los Estados Unidos tuvieron la oportunidad de crear sistemas de moneda en Alemania y
Japón tras la Segunda Guerra Mundial. En 1944, los líderes mundiales se reunieron en Bretton Woods, New Hampshire y estableció una nueva moneda mundial y un sistema de tipo de cambio. Este sistema vendría a ser conocido como sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos. Además, en Bretton Woods, la
Los líderes también creó el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Los líderes
creó el FMI específicamente para gestionar el sistema de tipos de cambio fijos que se establecido.

El sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos podría sobrevivir desde 1945 hasta 1971,
cuando Estados Unidos abandonó el patrón oro y dejar flotar el valor del dólar frente a otras
monedas. (Esto se debe principalmente a la balanza de pagos de persistentes déficit por el Reino Los Estados que llevaron a los inversores reducir sus tenencias de activos en dólares.)
Los fundamentos del sistema de Bretton Woods fueron los siguientes: el dólar de EE.UU. fue aprobado como la principal moneda en el mundo (es decir, la moneda de reserva), el valor de un dólar se fijó en 1 / 35 de la una onza de oro, y los tipos de cambio entre el dólar y las monedas del mundo eran diferentes fijado en niveles específicos.

Los Estados Unidos tenían el papel principal en la creación de la moneda alemana y japonesa nueva los sistemas, en 1944 y 1949, respectivamente, y trató de llevar a los dos monedas de nuevo en el economía mundial, tan pronto como sea posible. Con el fin de hacer eso, los EE.UU. llevó a ambos países en el recién establecido sistema de Bretton Woods.

A fin de evitar una repetición de la hiperinflación visto durante el período de entreguerras, la

potencias ocupantes, encabezados por los Estados Unidos, decidió establecer una nueva moneda, el Deutsche

Mark (DM), para sustituir el Reichsmark existentes. Las potencias ocupantes quería dar a Alemania un nuevo comienzo mediante la creación de una moneda nueva. Los EE.UU. la transición a esta nueva Alemania moneda en que se establece un tipo de cambio fijo entre el antiguo y nuevas monedas. Este se fijó en uno-a-uno, y todos en Alemania se le dio una suma inicial de 40 marcos alemanes. Además, el Sistema de Bretton Woods fijar el tipo de cambio entre el dólar y el DM también.

La decisión de colocar a Alemania en un tipo de cambio fijo parecía evidente: durante
de los años de entreguerras, Alemania había tenido un tipo de cambio flotante, permitiendo que la hiperinflación a rugir de control. Esto fue consecuencia de una falta de confianza en el régimen de gobierno y los exorbitantes cantidad de moneda que se imprimió con el fin de financiar el gobierno. Los EE.UU. cree que incluyendo a Alemania en el tipo de cambio fijo traería diferencias económicas la estabilidad que no tenía en los años de entreguerras.

Con el Plan de Dodge de 1949, los Estados Unidos, Japón lo hizo por el Plan Marshall, hizo
para Europa. Los EE.UU. llevó a Japón de la ocupación y en el sistema mundial de Bretton
Woods, con un tipo de cambio fijo fijado en $ 1 = ¥ 360.

IV.

Actual de Países en Desarrollo de Sistemas de divisas
Ahora tenemos que mirar a algunos de los sistemas actualmente en uso por los países en desarrollo a nos dan puntos de referencia desde el que examinar las opciones viables los EE.UU. había en la elección de los regímenes de tipo de cambio para el Afganistán y el Iraq. En concreto, vamos a estudiar los sistemas de Bosnia-Herzegovina y la Argentina.

En virtud de Dayton / París Tratado, la moneda y el sistema de tipo de cambio en Bosnia la mayoría de se asemeja mucho a un verdadero o sistema de junta monetaria ortodoxa. Recordemos que en moneda ortodoxa los sistemas de a bordo, los bancos centrales no tienen la capacidad de esterilizar a las fluctuaciones monetarias.

El sistema de junta monetaria de Bosnia fue establecida el 1 de agosto de 1997, con un fijo
tipo de cambio de una marca (BAM) a uno marcos alemanes (DM). En la introducción del euro, esto equivalía a 0,511, un tipo de cambio sigue vigente hoy en día.

En Argentina, el ministro de Economía, Domingo Cavallo, introdujo reformas en 1991, que
vinculado el australes de Argentina al dólar de EE.UU. a un ritmo de 10.000 australes por dólar. En Enero de 1992, la Argentina convertirse en una nueva moneda, el peso, que se intercambió a
10.000 australes. Así, el gobierno estableció el peso a uno-a-uno con el dólar de EE.UU.

(U. S. Congress, 4).

La crisis económica en México en 1994 dan lugar inicialmente a las preocupaciones de que la Argentina devaluar el peso, al igual que México lo hizo con su peso. Esta amenaza particular a la convertibilidad régimen subsidiado, pero el sistema no fue capaz de sobrevivir a su siguiente golpe. La crisis financiera asiática crisis que comenzó en 1997 con muchos pequeños países de Asia que sufren los ataques contra sus monedas. Esto dio lugar a un ataque a la moneda de Rusia, el rublo. Las crisis monetarias hecho que los inversores menos confianza en la inversión en los países en desarrollo en general.



En los talones de la crisis de Rusia, el vecino de Argentina Brasil inicialmente soportó un
crisis de la moneda propia. Sin embargo, en 1999, una crisis monetaria, nueva e Brasil, causando la Gobierno brasileño a flotar su moneda, el real. El real y rápidamente se depreció frente otras divisas mundiales. Que, en combinación con la creciente fortaleza del dólar, llevó a una drástica disminución de la competitividad de los productos argentinos en el mercado mundial. Algunos expertos Sospecho que estos problemas se han exacerbado por las políticas constructivas de los sucesivos Los gobiernos de Argentina, que conduce a la dramática crisis de 1999 y más allá.

El 21 de junio de 2001, Domingo Cavallo, de nuevo en calidad de ministro de Economía de Fernando de la Rúa, recibió la aprobación de la legislatura para cambiar la combinación de monedas que el Peso argentino estaba vinculado. En lugar de estar vinculado a un peso por dólar, el peso sería vinculado a una mezcla de 50-50 de dólares y euros.

En ese momento, los inversionistas globales que estaban preocupados de que tal cambio sería el equivalente de de una devaluación de la moneda, ya que el dólar estaba más fuerte que el euro. Sin embargo, la política no tendría efecto hasta que el euro alcanzó la paridad con el dólar, que tuvo lugar en julio de 2002.

El 6 de enero de 2002, el gobierno de Eduardo Duhalde puso fin a la convertibilidad
de los tipos de cambio fijo y permitir que el peso flotara libremente contra otras divisas.
El tipo de cambio actual es de 2,92 pesos por dólar (en marzo de 2005).
En resumen, en el sistema de junta monetaria de la Argentina en la década de 1990, el intercambio tipo nunca fue realmente fijo, sino que fue vinculado al dólar. Hubo, sin embargo, sí hay espacio de flexibilidad en el tipo de cambio. Ahora vamos a ver lo que los EE.UU. decidió aplicar en Afganistán e Irak.

V.

Actual construcción de una nación Experiencias

A. Afganistán

En enero de 2003, el gobierno de Afganistán creó una nueva moneda llamada el
Afghani. El tipo de cambio del antiguo al Afgani afgano nueva era de 1 afgani nuevo igual a
aproximadamente 110,45 afganis de edad.
Además, el Gobierno, en colaboración con el Estados Unidos, adoptó un régimen de flotación del tipo de cambio para el país.

Según el Memorando de Políticas Económicas y Financieras entre la
El gobierno de Afganistán y el Fondo Monetario Internacional, de 24 de marzo de 2004, "El
Gobierno cree que un régimen de flotación del tipo de cambio sigue siendo la opción más apropiada para la Afganistán, dado el potencial de grandes cambios estructurales en el futuro próximo y el correspondiente dificultades en la proyección de la demanda para el afgano ".

Sin embargo, desde enero de 2003, la tasa de cambio entre los afganos y de la
dólar ha sido 42.785 afganis = $ 1. Esto nos lleva a suponer que el Banco Central del Afganistán
(y, presumiblemente, la Reserva Federal de los EE.UU.) han sido muy activos en el mercado de divisas los mercados de mantenimiento de la afghani estable. De hecho, en la misma nota de 24 de marzo de 2004, el Gobierno afgano ", DAB [Da Afghanistan Bank, el banco central de Afganistán] semanal las subastas se centrará principalmente en la consecución de los objetivos de crecimiento monetario, sino que tratará de impedir que grandes movimientos de los tipos de cambio e indeseables.



B. Iraq

Con Irak, parecía que había tres formas posibles de gestión de la moneda: utilizar un
sistema de junta monetaria, dolarización (establecer el dólar como la moneda local), o dejar que la moneda flotar frente a otras monedas.
La primera opción de la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA) para el Iraq había era una moneda sistema de a bordo. En este caso, no sería una caja de conversión que gestionar el cambio tipo de cambio entre el dinar iraquí y una moneda de referencia en particular.

Como se ha señalado brevemente, los aspectos principales de un sistema de junta monetaria ortodoxa son:
"1) un tipo de cambio fijo con una moneda de anclaje,
2) sin restricciones en el intercambio de moneda
currency board en la moneda de referencia al tipo de cambio, ni los tipos de cambio discriminatorios,y 3) las reservas extranjeras netas igual al 100 por ciento o un poco más de la Junta de moneda pasivos de carácter monetario "(Argy, 19).

Hay algunos problemas con el uso de una junta monetaria para gestionar la moneda iraquí.
En primer lugar, que no permitiría la flexibilidad en la utilización de la política monetaria para resolver la economía del país males. En segundo lugar, como afirma Jeffrey Frankel en la 13 edición de junio de 2003, del Financial Times, "es significa renunciar a la amortización automática de que una moneda flotante que a veces la experiencia
cuando el mercado mundial de exportaciones del país son débiles. "En el caso de Irak, esto
implican el precio del petróleo. Cuando el precio del petróleo cae, los inversores tienen el incentivo para eliminar sus las inversiones de la moneda del país exportador, haciendo que se deprecie, y con lo que todos los de las exportaciones de ese país relativamente más barato y más atractivo.
En el caso de la rígida los tipos de cambio, la moneda no se deja caer y el país no se le permitiría para ser más competitivos en el mercado mundial.

En ese mismo sentido, la fijación del dinar frente al dólar (o incluso el euro) permitiría la
posibilidad de que uno de los mismos problemas experimentados en la Argentina se describe anteriormente. Si el dólar o del euro aumentó en valor, que la fuerza del dinar iraquí a apreciar y perdería la competitividad internacional.

La segunda opción de la CPA había era la de "dolarizar" la economía. Esto implicaría el uso
el dólar de EE.UU. como la única moneda de Irak.
Como una caja de conversión ortodoxa, esta política monetaria wouldeliminate como una herramienta. Además, el gobierno iraquí perdería señoreaje,
que en su lugar iría a los Estados Unidos, desde los EE.UU. sería la impresión de dólares.
Otra desventaja de la estrategia de la dolarización es que se propague a los temores de EE.UU.
el imperialismo. Con toda la inestabilidad y el anti-americanismo en el Oriente Medio, con el dólar
como la moneda de Irak podría empeorar la situación. Además, si hubiera un aumento de la
las tasas de interés en los EE.UU., que podría llevar a la actividad económica más lenta en Irak y, posiblemente, un crisis.

Sin embargo, un importante beneficio de la dolarización se reduciría el riesgo cambiario. Con el
dólar como la moneda, las tasas de interés se mantienen bajos. Esto sería muy beneficioso para
a la población iraquí debido a la probabilidad de aumento de la inversión en infraestructura y de negocios.


El sistema que finalmente escogió la CPA era un tipo de cambio flotante.

En la práctica, el sistema parece ser una flotación administrada. En este sistema, el dinar iraquí es libre de moverse contra todas las demás monedas de acuerdo a las leyes de la oferta y la demanda. Un informe sobre los iraquíes economía por el Fondo Monetario Internacional en octubre de 2003, establece que "La economía iraquí la fuerte dependencia del petróleo (un producto que está sujeto a las variaciones de precios a nivel internacional), cerca de la completa
la apertura de la economía, así como la incertidumbre sobre el panorama fiscal y el limitado
la disponibilidad de reservas de divisas sugieren que, como una estrategia a largo plazo, una solución flexible régimen de tipo de cambio es conveniente en estas circunstancias "(19).

La opinión del FMI definitivamente tiene méritos, aunque el problema de la limitación de las reservas de divisas Definitivamente podría ser superado por la Reserva Federal de EE.UU.. Desde la introducción de la nueva Dinar iraquí en octubre de 2003, la tasa de cambio con el dólar ha sido muy estable. En de hecho, entre el 21 de enero de 2004 a alrededor de 21 enero de 2005, la tasa de cambio había sido básicamente fijo

a US $ 1 = 1,460 dinares. Desde finales de enero de 2005, el dinar se ha permitido a flotar un poco más, con una tasa de cambio promedio de $ 1 = 1.524 dinares.

En resumen, tanto en Afganistán e Irak, los EE.UU. ha establecido el tipo de cambio flotante
los sistemas con importantes intervenciones de los bancos centrales a fin de mantener los tipos de cambio estables con el dólar.



VI.

Conclusión

Después de ver la evidencia de cómo los Estados Unidos establece la moneda y el intercambio de sistemas de tipos en los regímenes de nueva creación, parece que en cada caso se estableció el sistema en el lugar en los EE.UU. en el momento. En Alemania y Japón en la final de la Segunda Guerra Mundial, fue la Sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos. En el Afganistán en 2002 e Irak en 2003, se de un banco central independiente, con tipos de cambio flotantes (y el banco central importante de intervención).

La principal preocupación de los Estados Unidos tiene que lidiar con la tasa de sistema de intercambio de Irak es el la confianza de los inversores internacionales. Ahora que los Estados Unidos ha entregado la soberanía a los el gobierno provisional iraquí en junio de 2004 y las elecciones han tenido lugar a principios de 2005, la seguridad será fundamental para mantener la confianza de los inversores. Si la transición no va bien, o hay la inestabilidad interna, el valor de la moneda podría caer en picado a menos que la Reserva Federal de dispuestos a comprar una gran cantidad de dinares para mantener la moneda de caer. Hasta ahora, el moneda ha celebrado su valor

Referencias

Una operación delicada. The Economist. 26 de junio 2004. pp. 73-74.
Argy, V. Economía Internacional. 1994, Routledge: Nueva York.

DeRosa, David. Banco Central de Irak Faces de Estabilidad de preguntas. Bloomberg.com. 27 de febrero

2004.

Frankel, J. (2003). Una clavija crudo para el dinar iraquí. Financial Times, 13 de junio.

Hanke, S. H. (2003). Un Iraq Game Plan de divisas. La economía internacional. 17 (3). 81-83.

Hanke, SH sobre la dolarización y las cajas de conversión: error y el engaño. Oficial de Política

Reforma 5 (4). 203-222.

Hanke, S. H., y Schuler, K.

(1999).

Una Constitución Monetario para la Argentina: Reglas para la

La dolarización. Cato Journal 18 (3). 405-419.

Krugman, P. y Obstfeld, M. International Economics, 5

o

Edition. Harper Collins: New York.

2000.

Congreso de Estados Unidos,

El Comité Económico Conjunto (2003).

La crisis económica de Argentina:

Causas y soluciones.

http://www.cbiraq.org/cbs2.htm

http://www.cbiraq.org/cbs6.htm

http://afgha.com/?af=article&sid=14687


[b]
Volver arriba Ir abajo
Puerto Rico
Admin


Cantidad de envíos : 3826
Fecha de inscripción : 19/06/2009
Edad : 57

MensajeTema: Re: La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy   Dom Ene 10, 2010 1:06 am

Al leer este articulo podran entender porque la moneda de Iraq esta en el Forex
Volver arriba Ir abajo
Puerto Rico
Admin


Cantidad de envíos : 3826
Fecha de inscripción : 19/06/2009
Edad : 57

MensajeTema: Re: La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy   Dom Ene 10, 2010 3:29 pm

El sistema que finalmente escogió la CPA era un tipo de cambio flotante.

En la práctica, el sistema parece ser una flotación administrada. En este sistema, el dinar iraquí es libre de moverse contra todas las demás monedas de acuerdo a las leyes de la oferta y la demanda. Un informe sobre los iraquíes economía por el Fondo Monetario Internacional en octubre de 2003, establece que "La economía iraquí la fuerte dependencia del petróleo (un producto que está sujeto a las variaciones de precios a nivel internacional), cerca de la completa
la apertura de la economía, así como la incertidumbre sobre el panorama fiscal y el limitado
la disponibilidad de reservas de divisas sugieren que, como una estrategia a largo plazo, una solución flexible régimen de tipo de cambio es conveniente en estas circunstancias "(19).

La opinión del FMI definitivamente tiene méritos, aunque el problema de la limitación de las reservas de divisas Definitivamente podría ser superado por la Reserva Federal de EE.UU.. Desde la introducción de la nueva Dinar iraquí en octubre de 2003, la tasa de cambio con el dólar ha sido muy estable. En de hecho, entre el 21 de enero de 2004 a alrededor de 21 enero de 2005, la tasa de cambio había sido básicamente fijo

a US $ 1 = 1,460 dinares. Desde finales de enero de 2005, el dinar se ha permitido a flotar un poco más, con una tasa de cambio promedio de $ 1 = 1.524 dinares.


Es por esta razon que hoy sabemos que el dinar esta en el Forex a un tipo de cambio Flotante.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy   Hoy a las 9:47 pm

Volver arriba Ir abajo
 
La elección de los mecanismos de cambio: el caso de Irak.. uyyyyyyyyyyyyyy
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» formato para cambio de domicilio
» DEBO EN ELEKTRA Y NO QUIEREN HACER EL CAMBIO DE DOMICILIO Y SIGUEN NOLESTANDO A LAS PERSONAS DONDE VIVIA
» cambio de regimen PF REPECO A GENERAL
» CAMBIO DE DOMICILIO TC BANAMEX
» cambio de tasa de intereses en credito personal banamex

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Portal de Puerto Rico :: Noticias de Iraq- Que sean importantes para la inversion-
Cambiar a: